lunes, 26 de marzo de 2012

Indecisos



Ricardo Eguia

Entiendo el desencanto, la aversión, el disgusto y el fastidio de la sociedad mexicana contra la decadencia, la mezquindad, la ineptitud, la brutalidad y la descomunal corrupción de la clase gobernante fatua, chapucera, desdeñosa e incompetente

Me quedan claras las razones para la desilusión, el fastidio, la antipatía y la exasperación de la población para con los partidos políticos yertos, arrugados, agostados y rígidos que amurallados en las cúspides, sus cerradas élites con mezquindad y cachaza cierran el acceso a la ciudadanía y se regodean en el saltimbanqueo eterno…

Resulta lógica la ofuscación, la molestia, la turbación y el desaliento ciudadano contra los remedos de democracia interna, las parodias y las imposiciones con grandes fisuras y masivas defecciones que por imponer siempre a los mismos, tercos y apergaminados los partidos están cada día más debilitados por sus indecentes alianzas que significan traición a sus documentos básicos y total menosprecio a sus propias militancias…

Es también comprensible la desazón, el pesimismo, la antipatía, la desmoralización y el rechazo de la ciudadanía a ese vuelco brutal en la que antes los medios, específicamente el duopolio televisivo definía no solo la agenda electoral, imponían candidatos, pulverizaban a la mala candidaturas indóciles, hacían valer su inmensa red de intereses, parafernalia costosa (encuestas, publicidad multimillonaria, marketing, creación de imagen, procesamiento de la información, dinero a raudales por la compra de tiempo y favores etc.,) pero al venir la Reforma electoral con el inaplazable cambio de modelo (después de las salvajadas del 2006) la ciudadanía fue ignorada otra vez, engañada, menospreciada y ultrajada con arrogancia y displicencia por una “partidocracia” porfiada, terca, obcecada que se arrogó con altanería todas las alternativas posibles para hacer realidad una democracia más participativa que impidiera que este país esté gobernado (la cacocracia por los peores y los más indignos…

A la ramplonería, la codicia, la superchería, el timo permanente, farfullante y chantajista de los grandes medios de comunicación que siguen litigando y presionando día y noche en su pretensión cínica y alevosa de volver al viejo modelo argumentando depravadamente supuesto atentado a la libertad de expresión, pasamos pendularmente, sin respeto a la población, a un sistema de partidos fofo, lóbrego, tenebroso, aislado de la ciudadanía y con lo cual nuestra nimia, famélica y reduccionista democracia (se reduce solo a la emisión costosísima del voto, que además se cuenta mal) determina que se siga impidiendo la participación ciudadana con mecanismos oxidados, cupulares y opacos que facilitan la zanganería, el desapego, el aislamiento y la desfachatez que una clase política pachorruda, parasitaria, ocurrente y chambona que provoca la exasperación social.

Eso y más explican el tedio, el desánimo y la exasperación ciudadana ante el proceso electoral y la elección del próximo Presidente de la República…

Pero ante ese enorme reto y desafío para la población y ante el cual debía reaccionar con coraje, arresto, pujanza, brío, enjundia y vigor para sacudirse el cáncer yunco-panista que engendró la violencia generalizada para esconder su incompetencia y la bacanal de sus corruptelas, así como para preparar el caldo de cultivo de máximos delitos electorales que le permiten perpetrarse en el poder, no me explico ni el gran número de indecisos que supuestamente captan las encuestadoras, ni tampoco las legiones de “zombies” electorales que “arrastran” su voto futuro por las “calles” de la indolencia, de la abulia, de la indiferencia y la indecisión y dicen no saber si tirarlo, anularlo, dejarlo en blanco o en la total irresponsabilidad permanecer arrellanados en el inmovilismo y la abstención chabacana de la que se nutren y robustecen precisamente las aristocracias partidistas y los poderes fácticos…


¡Qué grave irresponsabilidad…que gran error permanecer en la somnolienta contemplación ante un régimen que incumplió en todo…que se movió grotesco en sentido contrario al del pueblo mexicano: Ofreció más empleos; orientar el gasto público hacia los que más lo necesitan; mejores tasas de crecimiento económico; elevar el ingreso de los mexicanos; abatir la pobreza; limitar la inflación; aumentar la seguridad pública; respetar las Instituciones; reformas para que pagaran más los que más ganan y más evaden; respeto al federalismo; menos drogas y más educación de calidad para tus hijos; transparencia y rendición de cuentas; menos impuestos; más infraestructura productiva; mejorar el poder de compra y con ello fortalecer el mercado interno; menos deuda pública interna y externa…promesas que solo enumerarlas implica zaherir y remover las puñaladas arteras a la población por parte de un régimen miserable!!!

Sería muy grave que la población después de ser escarnecida, saqueada, pisoteada, empobrecida, engañada, vulnerada en sus derechos y garantías, violentadas sus vidas, su tranquilidad, sus familias, sus patrimonios; desplazada, secuestrada, estafada, esquilmada y defraudada; cancelado el futuro de millones de jóvenes por el más atroz desempleo y falta de acceso a la educación media o superior se abstuvieran de votar y a estas alturas, dubitativos se “escondieran” tras la indecisión que conduce de ningún lado, a ninguna parte.

¡Necesitamos los mexicanos sacudirnos la modorra y ser menos agachones con los que cruelmente nos tienen puesta la bota en el cuello!


Vázquez Mota nunca ha pasado por la prueba de las urnas…nunca ha escuchado la voz de todo un pueblo ofendido hasta el hartazgo…solo responde a la de sus jefes (Fox y Calderón) y en su paso por la “SEP”, la “SEDESOL” y la Cámara de Diputados; nada de que ufanarse!…de ahí que Cordero conociéndola la calificó de negligente, desleal y floja (eso que aún no se quedaba dormida frente a las cámaras en una entrevista televisada en vivo).

Ciega, sorda y muda ante los abusos, los excesos y los delirios del Calderón golpista y del cual no se ha podido ni querrá deslindarse pues ella anhela una dictadura a la Pinochet.

La pregunta a los indecisos y a los abstencionistas es ¿si Calderón deja a un país desfondado, enfangado en un chapoteadero de sangre, mortandad, cerco asfixiante por retenes, balaceras y terrorismo fiscal, hambrunas y carestía; inseguridad, violencia a pesar del militarismo en una guerra fracasada que incrementó la criminalidad, la drogadicción y el lavado del dinero sucio, permitirán más de lo mismo???

No se les olvide que así como André Bretón “es padre, hijo y espíritu santo del surrealismo, también Calderón es padre del haiga sido y de la Vázquez Mota; es hijo de una marranada en el 2006 y es “espíritu non sancto” de la extremaunción generalizada y el más eficaz “panteonero” cuyo emblema es la “estafa de luz”.


Como dicen los indignados de otras partes del mundo…¡Rebelaos abstencionistas e indecisos de México!


¡No es asunto de fé ni de creencias…es cuestión de voluntad y de decisión para votar y botar de Los Pinos a esa “PANdilla” de cuatreros y fascinerosos que enquistados doce años, pretenden apoltronarse otro sexenio de miseria, marrullerías y muertes!!!