miércoles, 18 de noviembre de 2009

Entérate ¿Qué es el dengue y cómo prevenirlo?

Conoce los síntomas de la enfermedad, el agente transmisor y dónde se reproduce, así como las medidas preventivas

Redacción
El Universal
Ciudad de México Martes 17 de noviembre de 2009

El dengue es una enfermedad aguda, producida por un virus que se transmite a través del mosquito Aedes aegypti infectado.

Generalmente es de corta duración y el paciente no tiene complicaciones (dengue clásico); sin embargo, puede desarrollarse una forma grave de enfermedad conocida como dengue hemorrágico.

El dengue clásico tiene los siguientes síntomas:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Dolor muscular
  • Náuseas
  • Vómito
  • Dolor detrás de los ojos
  • Exantema (ronchas o salpullido) en cuello y tórax principalmente.

En cambio el dengue hemorrágico surge cuando el clásico se complica y se caracteriza por:

  • Disminución de líquidos en la sangre
  • Moretones
  • Sangrados en cualquier parte del cuerpo.


Duración del contagio



Generalmente es una enfermedad autolimitada, ésto quiere decir que se cura sola. Lo importante son los cuidados que se deben tener para el paciente en la fase de enfermedad, por lo que acudir al médico al presentar los síntomas es vital para no sufrir complicaciones.

El periodo de incubación del dengue es de 4 a 7 días a partir del contacto con el virus, la enfermedad dura hasta 15 días. El contagio sólo se produce por la picadura de un mosco infectado. No se transmite de persona a persona.

El agente transmisor

El mosquito transmisor se reproduce en lugares con clima cálido con una altitud por debajo de los mil 200 metros sobre el nivel del mar, aunque se ha registrado en alturas alrededor de los 2 mil 400. Recientemente se presentaron casos en la huasteca de Hidalgo y en el estado de México.

El Aedes aegypti utiliza recipientes artificiales que se encuentran en exteriores de las viviendas como son: botes, latas, llantas y dentro de las viviendas; es muy común encontrar larvas en floreros y plantas acuáticas, así como en los lugares donde se almacena agua.

Prevención

Las mejores medidas para atacar al insecto es la limpieza y la desinfección. En la salud pública se utilizan diversos insecticidas aprobados por el CICLOPLAFEST, en particular la Secretaría de Salud, los que autoriza son de uso exclusivo como son: Larvicidas (Temephos en grano de arena al 1% o en cápsulas al 5%, Temephos líquido al 50%). Para el control de adultos (Permetrina, Esbiol y Butóxido de Piperonilo).

El agua con Temephos puede usarse sin peligro para beber y lavar por su baja toxicidad, siempre y cuando se utilice en la dosis adecuada.

El efecto de este larvicida dura en promedio 60 días para mantener la eficacia del producto, debido al constante uso del agua doméstica.


Fuente: Secretaría de Salud

vrs