miércoles, 14 de marzo de 2012

Afganistán: ¿los mismos “`marines´ lunáticos” que en Irak? - Irene Selser

Daños Colaterales

Afganistán: ¿los mismos “`marines´ lunáticos” que en Irak?

Según el Pentágono se trata de un “pistolero solitario”, un sargento “lunático” de 38 años, casado, padre de dos hijos, que ingresó en el ejército cuando las Torres Gemelas aún estaban en pie. Experto francotirador, integraba desde febrero un equipo cuya misión consiste, irónicamente, en “ayudar a mejorar las relaciones con la población civil”. Las llamadas operaciones de “estabilización de pueblos”, una variante de la política de “aldeas estratégicas” durante la fallida guerra de EU en Vietnam (1965-1974), dirigidas ambas, cada una con sus características, a tratar de reducir la influencia de la guerrilla —antes del Vietcong, hoy de los talibanes— en sus comunidades campesinas de origen.

Dice el Pentágono que el sargento, cuyo nombre se omite salió a las tres de la mañana del domingo, en la zona de Panjwai (Kandahar) y como si tal cosa, al cabo de kilómetro y medio de recorrido, comenzó a asesinar a mansalva, en tres casas distintas, a 16 civiles, nueve de ellos niños.

“Once miembros de mi familia están muertos. Están todos muertos”, repite Haji Samad, un abuelo que perdió a sus hijos y sus nietos. Samad se salvó por estar fuera del pueblo a la hora del ataque, cuando todos dormían.

“Los estadunidenses permanecieron en nuestra casa por un rato. Yo estaba muy asustado”, dice a su vez Jan Agha, 20 años, quien narró a la agencia Reuters cómo vio morir a su padre de dos tiros, en la garganta y el rostro, y luego a su madre, su hermano y su hermana. Él sobrevivió fingiendo estar muerto. Tanto Agha como otros familiares rechazan la teoría del “asesino solitario”. Hablan incluso de que hubo “apoyo de helicópteros”.

Samad halló los cuerpos de su familia apilados, rociados con químicos e incinerados. Luego de lo cual, dice la Fuerza Internacional de Asistencia en Afganistán (ISAF-OTAN), “el soldado agresor regresó a su base y allí fue puesto bajo arresto”.

Una versión cada vez menos creíble sobre todo ante la declaración de los sobrevivientes, con detalles descarnados recogidos por el corresponsal de la cadena BBC en el lugar, y que de seguro serán parte de las conversaciones que desde hoy y hasta el viernes tendrán en Washington Barack Obama y David Cameron, similares a las que en su momento sostuvieron George W. Bush y Tony Blair sobre las matanzas cometidas a su turno por otros —¿o los mismos?— marines destinados a la guerra de ambos en Irak.