lunes, 23 de abril de 2012

De los lectores - Francisco Rodríguez


23/04/2012

Por: Francisco Rodríguez


Permítame compartir con usted el texto que, sobre la colaboración intitulada Expropiar Pemex (Otra vez), me hiciera llegar don Fernando Almeyda desde Campeche, quien en una misiva pública dirigida al candidato presidencial priísta Enrique Peña pide a éste reconsiderar su propuesta de profundizar la privatización de Pemex.



Los argumentos de mi corresponsal son inobjetables:
“… prácticamente desde 1982 se han buscado resquicios legales al artículo 27 de nuestra Carta Magna para ir privatizando a la primera industria nacional, lenta e impunemente, empeorándosele esta lesiva condición como bien de la nación durante los 11 años de gobiernos federales panistas.

Se han privatizado ya el mantenimiento correctivo de refinerías, de ductos, de buques-tanque, de trabajos exploratorios y de explotación de pozos petroleros tanto en tierra como en el mar, casi siempre mediante contratos opacos con empresas fuera de la ley, y por lo mismo inconstitucionales, como los de Servicios Múltiples y otros peores, acerca de los cuales hay la suficiente denuncia pública sin que se proceda en consecuencia.

Y para agravar este problema ahora se ha añadido la intervención de la delincuencia organizada, sobre todo en la ‘ordeña’ de ductos cuya pérdida para Pemex se estima en más de 3 mil millones de pesos al año…”, y sugiere al señor Peña platicar al respecto con Ana Lilia Pérez, autora de un excepcional libro sobre el tema, y a Israel Rodríguez, del diario La Jornada.

“Pero pese a toda la corrupción y a los saqueos de que Pemex ha sido y sigue siendo objeto –escribe Almeyda--, en el 2011 tuvo ingresos totales de $ 1,558’400,000,000.00 (un billón quinientos cincuenta y ocho mil cuatrocientos millones de pesos) y sus ganancias netas fueron de 784 mil 400 millones de pesos, pero la Secretaría de Hacienda le retuvo 876 mil millones, es decir, 91 mil 600 millones más de lo que obtuvo, mismos que ¡¡¡Pemex tuvo qué pedir prestados!!! Ninguna empresa en el mundo puede sobrevivir con tan injusta carga fiscal, pero en México Pemex tiene qué aportar el 40 por ciento de los gastos que el país requiere, aumentando poco a poco una deuda tal que la hace aparecer como empresa ineficaz y, por lo mismo, candidata inducida hacia la privatización total, o a otros absurdos como bursatilizarse cotizando en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). Al parecer nuestra memoria histórica colectiva es muy débil, porque a iguales niveles de ineficacia gubernamental se llevó intencionalmente a Telmex y, al privatizarlo, creamos al hombre más rico del mundo; a la CFE estamos a punto de sustituirla totalmente por empresas españolas cuyas ganancias se exportarán a la Madre Patria; y de los Ferrocarriles Nacionales de México solo vestigios quedan. ¿Qué nos quedará luego que Pemex se privatice en su totalidad? ¿De dónde obtendrá el gobierno federal ese 40% con que ahora sostiene al país?”

Recibo también una misiva de Carlos Cázares, a quien la opinión pública conoce como “Charlie”, tras aquellos sucesos de la madrugada del 25 de enero de 2010 en el Bar Bar, y esta vez respecto a mi colaboración intitulada Los Recur$o$ de Mancera:

“Como sabes –me dice-- por intereses obscuros de Televisa y del ex procurador Mancera, fui víctima de una de las peores injusticias documentadas de la ciudad de México, el caso Cabañas, injusticia que me llevó a estar en la cárcel por más de un año siendo yo inocente. Un año en donde el stress fue una de las causas detonantes de un cáncer que invadió mis órganos vitales y del cual todavía me estoy recuperando.

“La cárcel es el peor lugar del mundo donde puede estar un inocente, peor aún cuando estás ahí porque Televisa en contubernio con el ex procurador Mancera, se encargó de engañar a la opinión pública, y a los demás medios de comunicación.

“Ni Televisa ni el ex procurador imaginaban que teníamos un respaldo de los videos que entregamos a los colaboradores del ex procurador, los cuales nos permitieron aclarar la verdad. Desde ese momento la televisora prefirió guardar silencio, no tocar más el tema, y observar el daño que habían perpetrado.

“Tuvieron que pasar más de dos años de lucha con un fuerte desgaste físico y emocional, para que por fin en días pasados la recomendación 3/2012 emitida por la CDHDF, confirmara que el caso Cabañas, mi caso, fue producto de un montaje mediático; también menciona que estuve arraigado ilegalmente, que mi derecho a la presunción de inocencia fue violado, y como fui privado injustamente de mi libertad.

“La CDHDF recomendó a la Procuraduría indemnizarme por los daños y perjuicios ocasionados, pedirme una disculpa pública, así como ofrecerme el derecho de rectificación, en los mismos medios, intensidad y cobertura, donde hicieron pública la falsa información, asumiendo sus errores y aclarando nuestra situación jurídica real.

“Hoy el montaje de este caso es una verdad absoluta, Televisa y el ex procurador Mancera hicieron de mi vida un reality show; yo me pregunto, si así se atrevieron a manejar falsamente la información en un caso de justicia, ¿cómo se conducirán en un tema tan delicado, como las elecciones del país?

“La cobertura que dieron los medios de comunicación en aquel tiempo fue descomunal, atribuyéndome el calificativo de culpable cuando en realidad era inocente desde un principio.

“Estoy seguro que ni el ex procurador Mancera ni la Procuraduría, acatarán la recomendación de ofrecerme el derecho de rectificación ante los mismos medios de comunicación donde hicieron pública la falsa información, también sé que no estoy en condición de pedirte como medio de comunicación que por favor des a conocer mi inocencia, pero si así lo hicieras podré retomar mi vida, ya que la sociedad se enterará por medio tuyo que fui una víctima más de un vergonzoso montaje televisivo.”

Índice Flamígero: Publica el The New York Times sobornos de Wal-Mart a funcionarios mexicanos hasta por 24 millones de dólares. Aquí se ha denunciado esta situación –más otras de explotación laboral y fraude a los proveedores-- desde hace un buen rato, pero… + + + ¡Capicúa! A esta fallida Administración federal ya sólo le restan 222 días de ¿ejercicio?

www.indicepolitico.com / pacorodriguez@journalist.com