jueves, 12 de abril de 2012

¡Alto a la embestida privatizadora sobre las semillas!


La Comisión de Agricultura y Ganadería de la Cámara de Diputados, presidida por el diputado Cruz López de la CNC aprobó en sus términos el pasado 14 de marzo la Minuta, que contiene proyecto de decreto que reforma y adiciona diversos artículos de la Ley Federal de Variedades Vegetales (LFVV), remitida por la Cámara de Senadores el 17 de noviembre de 2011.

El dictamen considera modificaciones que fortalecen la tendencia privatizadora, en particular la promovida por las empresas semilleras transnacionales. Esta Reforma se aprobó por los senadores sin abrir un proceso de discusión amplio y en particular con los campesinos, que pueden ser seriamente afectados, por el contenido privatizador de la variabilidad genética. De la misma forma pretenden los diputados aprobarla en los próximos días.

La reforma propuesta, tiene la clara intención de convertir a la LFVV en el instrumento de protección a las variedades transgénicas, al incluir el concepto de variedades esencialmente derivadas con lo que garantizan, que en donde aparezca el constructo genético que da origen al organismo genéticamente modificado (transgénico) se requerirá la autorización del obtentor para su uso.

La reforma propone un incremento de las sanciones, asimismo, permite una mayor discrecionalidad al Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas (SNICS), entidad que se propone convertir en agencia investigadora y juzgadora de los presuntos infractores, generalmente agricultores. Además de imponerles multas impagables para el común de los campesinos, les podrá impedir el uso de por vida de sus predios, por considerar la clausura definitiva de los lugares o establecimientos donde se haya utilizado la variedad vegetal protegida.

La reforma tiene también la intención de ampliar los conceptos de protección a los obtentores, que predominantemente son compañías transnacionales, no sólo al introducir cambios en la definición de variedad vegetal que hablan de “taxón botánico del rango más bajo conocido” y de la inclusión de hongos (otro reino); sino al introducir el concepto de variedades esencialmente derivadas, y el concepto de producto de la variedad, que comprende a todas las partes de la planta, para consumo humano, animal o industrial. Con la reforma propuesta pretenden perpetuar en el tiempo la exclusividad y además incluir cualquier tejido vegetal, al pretender que se protejan las estructuras vegetales de las variedades protegidas y de aquellas futuras.

La reforma nulifica los derechos débilmente considerados para los agricultores e investigadores en la actual Ley; para el caso de los agricultores, limita su derecho a producir su propia semilla y material de propagación para usarlos en sus unidades de producción, situación grave si tenemos en cuenta que en nuestro país, mas del ochenta por ciento de los agricultores realiza esa práctica. De igual manera, limita drásticamente el uso de las variedades mejoradas por los fitomejoradores, que es uno de los procedimientos básicos de generación de nuevas variedades.

Exigimos que de inmediato se inicie un debate amplio y público sobre la conveniencia de seguir fortaleciendo la privatización del sector semillero, fundamental para el desarrollo agrícola de México; y que los diputados asuman con responsabilidad su papel.

Narciso Barrera Bassols

Víctor Toledo Mansur

Elena Álvarez-Buylla

Andres María Ramírez

Catherine Marielle, Grupo de Estudios Ambientales

Víctor Suárez, Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras del Campo (ANEC)

Aleida Yenisei Tovar Martínez asesora del PRD (Alejandro Encinas)
Adelita San Vicente Tello, Semillas de Vida, A.C.