jueves, 7 de abril de 2011

Niveles "sin precedente" de violencia en México, advierte el director de la FBI

El gobierno no ha logrado controlarla, sostiene Robert Mueller en la Cámara de Representantes

David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada
Jueves 7 de abril de 2011, p. 11

Nueva York, 6 de abril. El director de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), Robert Mueller, consideró hoy que la violencia en México ha llegado a niveles sin precedente y que el gobierno aún no ha logrado controlarla, mientras que por otro lado persiste la preocupación por presuntos terroristas extranjeros ingresando a Estados Unidos desde la frontera sur.

Al asistir a una audiencia ante el Comité de Apropiaciones de la Cámara de Representantes, Mueller señaló que la violencia extrema a través de nuestra frontera suroeste continúa impactando a Estados Unidos, y dio como ejemplos el asesinato de una empleada del consulado estadunidense en Ciudad Juárez, Chihuahua, el de su esposo y otro trabajador de esa legación, y la agresión a balazos en una carretera de San Luis Potosí contra dos funcionarios de Inmigración y Aduanas (ICE), también ciudadanos de Estados Unidos, donde murió el agente Jaime Zapata y resultó herido su compañero Víctor Ávila.

Mueller fue interrogado sobre si lo que ocurría en México es una guerra. No la llamaría una guerra de gran escala; yo diría que hay facciones en guerra que emplean el homicidio como mecanismo de control de territorio, y eso ha contribuido sustancialmente al número de muertes en México, a pesar de que los militares y la policía han llevado a cabo esfuerzos sustanciales, respondió.

El representante republicano por Texas, John Culberson, dijo a Mueller que su equipo de asesores había calculado el número de muertes durante la Revolución Mexicana, hace un siglo, para compararlo con las cifras actuales y concluyó que el nivel de violencia hoy día es mucho más elevado que en el momento cumbre de la Revolución. Acto seguido preguntó a Mueller si él caracteriza el nivel de violencia actual como sin precedente.

Mueller respondió: Creo que las estadísticas de homicidios hablan por sí mismas. Es justo decir que es sin precedente. Los últimos dos años, pienso, han sido particularmente malos. Añadió que esta violencia ciertamente no está bajo control en este punto. Indicó que Estados Unidos está otorgando apoyo sustancial –particularmente en inteligencia– a sus contrapartes en México, y la esperanza de todo es que veremos reducciones (de violencia) más adelante.

El presidente del subcomité de Apropiaciones de la Cámara de Representantes, el republicano Frank Wolf, comentó que aún recuerda cómo hace algunos años llevó de viaje a su familia a México en automóvil, pero uno no podría hacer eso hoy día. Y me preocupa que eso (la violencia) se está trasladando hacia el norte (el lado estadunidense).

En ese contexto, Wolf preguntó a Mueller sobre el asesinato de dos ciudadanos de Estados Unidos en un cruce fronterizo esta semana, y el director de la FBI le confirmó que ambos eran estadunidenses, y que el incidente –ocurrido en Tijuana– está en investigación.

A Mueller también se le preguntó sobre la actividad de bandas criminales de países latinoamericanos, y señaló que la FBI tiene como una de sus prioridades máximas la lucha contra esos grupos, sobre todo su presencia en Estados Unidos, y nombró entre ellas al MS-13, Nuestra Familia, la Mexican Mafia y los Latin Kings, entre otras.

El representante Wolf señaló que la DEA había afirmado que la mayoría de las bandas en México tienen operaciones en Estados Unidos, y Mueller lo confirmó: Creo que muchas de ellas sí. Dijo que el fenómeno de las bandas (o pandillas) había evolucionado de algo localizado a un problema internacional, ya que operan tanto en México y Centroamérica, como dentro de Estados Unidos, y por tanto la FBI está trabajando en colaboración con sus contrapartes de México, El Salvador, Guatemala y Honduras sobre este fenómeno. Tenemos, indicó, más de 160 grupos de tarea enfocados sobre pandillas en este país.

Otro tema relacionado con México que se abordó fue el del ingreso –por la frontera sur– de extranjeros sospechosos de tener vínculos con el terrorismo. Un legislador comentó que el diario Houston Chronicle acaba de reportar que unos 900 extranjeros denominados de interés especial, provenientes de 35 países habían sido detenidos a lo largo de la frontera sur en los pasados17 meses –un incremento de 67 por ciento. Mueller dijo que no podía hablar en sesión abierta (pública) sobre casos particulares, y recordó que el hecho de que aun proviniendo de países vinculados al terrorismo ello no implicaba que los extranjeros estuvieran relacionados con eso. Pero subrayó que obviamente cunde esa preocupación sobre estos extranjeros de interés especial, tanto entre la FBI como otras agencias, y que no sólo en la frontera sur, sino también en la de Canadá.

Ésta, como una serie de audiencias legislativas recientes sobre asuntos relacionados con seguridad y amenazas internacionales, no necesariamente tenía como enfoque el tema de México. De hecho, casi todas las audiencias recientes para asuntos de seguridad tienen que ver con las operaciones y necesidades presupuestales de las diversas agencias federales, pero inevitablemente tanto los legisladores como los funcionarios han incluido al país vecino entre las preocupaciones de seguridad junto con el terrorismo, los ciberataques, las guerras en Medio Oriente o la seguridad pública dentro de Estados Unidos.

En todas estas reuniones se ha abordado la relación bilateral casi exclusivamente con la óptica de la amenaza que representa para Estados Unidos la actual violencia en México.

No hay comentarios: